20 • julio • 2022

Fabián Castellani: «La maravilla de lo diverso me ayudó a dejar de lado estructuras definitivas»

FOTO CASTELLANI

La Editorial INTeatro acaba de publicar el nuevo libro de Fabián Castellani, "Sembrar aconteceres: Ideas, eficacias, bellezas. Apuntes sobre dirección escénica", el cual contó con la tutoría de Jose Luis Valenzuela. Dialogamos con el autor tras la publicación de esta propuesta.

Castellani es director, docente teatral y bajista. Estudió en la Facultad de Artes y Diseño (UNCuyo). Hoy es profesor de Improvisación II como titular y Práctica de dirección como adjunto en la misma institución. Se ha formado con maestrxs como Guillermo Heras, Ernesto Suarez, Arístides Vargas, José Luis Valenzuela, Julia Varley, Eugenio Barba entre otrxs. Ha dado seminarios y ponencias sobre actuación y dirección teatral en diversas provincias de Argentina, como también en Colombia, Perú y Ecuador. Sus espectáculos han sido presentados en Alemania, España, Portugal, Cuba, Uruguay, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Chile. Formó parte de La Troupe Trueque, luego fundó el grupo La rueda de los deseos, con quienes editó un libro y sigue trabajando. Fue integrante del Teatro Argonautas. Actualmente dirige Bajo la arena Teatro.

-Escribís al comienzo que el libro no es un manual de dirección, sino más bien una biografía teorizada. ¿Es posible para un artista transmitir formas de creación muy personales?
-Sí, creo que es una de las maneras; investigar sobre nuestras propias prácticas. Revisarlas, relacionarlas con diversos recorridos teóricos. Cómo tomamos decisiones, y por qué. Cuando uno trabaja apoyándose en la teoría o en la práctica de otrxs maestrxs estos recorridos se vuelven más complejos y pueden generar en otrxs preguntas motivadoras. En lo personal me han servido mucho los libros que describen maneras y pensamientos de artistas. Porque al alejarnos un poco de la tesis–antítesis-síntesis nos permitimos no tener todas las respuestas. Nos deja dialogar con la incerteza de la cual somos siempre compañerxs en los procesos artísticos. E incluso así no generamos teorías definitivas. Los caminos singulares son menos invasivos. Por eso utilizo la imagen de la siembra. Que como propone Haudricourt es muy diferente al pastoreo, que necesita cierto autoritarismo.

-Desde hace un tiempo, el rol de la dirección teatral fue puesto en crisis por diversas corrientes performáticas, que entre otras cosas, cuestionaban su verticalidad. ¿Te parece que el oficio de director no debe perderse en el teatro? ¿Por qué?
-Me parece excelente que se critique la verticalidad en la dirección, como en algún momento se criticó en la dramaturgia e incluso en la actuación. Creo que la dirección se puede ejercer respetando los roles que cada uno tiene en un proceso creativo. Como espectador, me fascina descubrir una mirada directorial, tanto como una concepción dramatúrgica o una partitura actoral. Cada rol tiene sus particularidades y creo que el teatro creció en complejidad y belleza desde que la dirección teatral, o escénica como me gusta llamarla, tomó un lugar importante en la creación de espectáculos. Fue fundamental para concebir al teatro como algo muy diferente al texto dramático. Lo importante es ejercer el oficio con todo el respeto por cada partícipe del hecho escénico. Amo ver una obra bien dirigida, como amo una actuación desopilante o desorbitante, un vestuario sublime, un texto dinámico. Ojalá no perdamos este oficio. Y que las críticas sirvan para mejorar en todas las instancias.

-Al finalizar la experiencia de escritura del libro, ¿pudiste encontrar nuevas ideas en lo referente a tu oficio?
-Absolutamente. La dirección es la pregunta constante. Y este recorrido acompañado e iluminado por el maestro José Luis Valenzuela, de quienes realizaron LADIES (Laboratorio de Dirección Escénica) y de abundante bibliografía, me ayudó a poner en jaque algunas concepciones y a fortalecer otras. Fue un proceso maravilloso porque tal como me gusta proponer la creación de una obra teatral, no había un destino específico fijado. Había preguntas, conceptos, miradas y al escribir y compartir se abrían variantes desconocidas. La complejidad, la maravilla de lo diverso me ayudaron a dejar de lado estructuras definitivas. Hubo conceptos, como la belleza, que se vieron atravesados por muchos cuestionamientos. Hoy encuentro en la tarea de dirigir espectáculos recursos y concepciones que no tenía antes de la investigación. Por supuesto surgen nuevas preguntas y ya tengo ganas de volver a investigar, porque la creación es algo vivo y cambia con nosotrxs.

 

El libro «Sembrar aconteceres: Ideas, eficacias, bellezas. Apuntes sobre dirección escénica» ya se encuentra disponible para lectura on line o descarga directa desde la web de la Editorial INTeatro.

➡️ ACCEDÉ AL LIBRO DESDE ACÁ

 

16 • agosto • 2022

Argentina
Se encuentran disponibles, para conocimiento de la comunidad teatral, las Actas N° 670 y N° 671 con sus respectivos anexos, correspondientes a las reuniones del Consejo de Dirección del INT, llevadas a cabo los días 4 y 8 de agosto de 2022.

16 • agosto • 2022

Salta
«Teatro y Memoria» se dará en el marco de Argentina Florece Teatral, el ciclo impulsado por el Ministerio de Cultura de la Nación y el Instituto Nacional del Teatro, con el apoyo de la Fundación Cultura Creativa y la cogestión de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Salta.

12 • agosto • 2022

Argentina
La asociación sin fines de lucro ATINA fue fundada en el año 2002 y cada año entrega reconocimientos a las labores destacadas en las artes escénicas para niñeces y adolescencias. Este año, la ceremonia fue en nuestro Transbordador Escénico de Tecnópolis.  
MAPA-argentina_int

CABA

Buenos Aires

Entre Ríos

Santa Fe

Córdoba

San Luis

San Juan

La Rioja

Catamarca

Tucumán

Salta

Jujuy

Formosa

Chaco

Santiago del Estero

Misiones

Corrientes

La Pampa

Mendoza

Neuquén

Río Negro

Chubut

Santa Cruz

Tierra del Fuego