LLEGÓ

LA FIESTA
NACIONAL

DEL TEATRO

15 • febrero • 2024

📌 Argentina

Cielo Pignatta: “La utopía se construye día a día”

Entrevista de Julia Cadoche publicada originalmente en Revista Picadero 47.

Cielo Pignatta

Cuando Cielo Pignatta terminó el secundario se anotó en tres carreras: psicología, abogacía y teatro. A las dos primeras las abandonó sin siquiera asistir a una clase. No sabe definir qué, específicamente, se decidió por la tercera. Así comenzó a asistir a las clases de la Escuela Nacional de Teatro de Rosario, actualmente devenida Escuela Provincial. Para Cielo el teatro no es algo heredado, sus inquietudes nacieron a partir de la participación en talleres a los que se acercó en la adolescencia. Cuenta que lo que más le gustó en ese momento, y se sostiene hasta hoy, es “actuar y jugar, divertirme, estar en contacto con los compañeros e imaginar otros mundos”. En uno de esos espacios, conducido por el actor y director Miguel Franchi, también tuvo su primera participación en la tradición del Teatro Foro: “me trajo toda esa visión de lo que es el teatro popular con la experiencia, a fin de ese taller, de ir a un barrio donde presentamos una escena en la que el público podía aplaudir y cambiar el desarrollo de la historia, eso fue divertidísimo y desafiante”.

En las clases de la escuela conoció a otras personas que tenían como principal objetivo vivir del teatro. Personas que no querían dividirse entre “el trabajo que garantiza el sostén económico y actuar en los ratos libres”. Otro punto de unión fue la inquietud por el trabajo autogestivo, lo que les llevó a fundar, en el año 1997, La Comedia de Hacer Arte un colectivo teatral que se sostiene hasta la actualidad. Ese espacio les permitió construir un centro cultural, una revista, un evento teatral llamado Comediazo y diversas obras que se sostienen hasta la actualidad. Con el tiempo eso ganó lugar en la vida de Cielo, quien con poco tiempo para dividirse entre la formalidad de la escuela y la apuesta autogestiva, se definió por la última: “ahí mi formación empezó a ser grupal, autodidacta, asistiendo a formaciones de maestros de Argentina y el exterior que organizamos desde La Comedia de Hacer Arte”. A pesar de abandonar, Cielo reconoce que de la Escuela Nacional de Teatro se llevó algo muy importante: “ahí me encontré con compañeros y compañeras que se sostienen hasta hoy, ese fue el punto de unión donde nos conocimos”.

En el año 2006, Cielo y sus compañeros llevan al teatro la obra La Patagonia Rebelde de Osvaldo Bayer bajo el nombre de Patagonia y Olvido. Cuando estrenaron en Buenos Aires lo invitaron. Como la sala estaba llena tuvieron que habilitarle una silla delante de la primera fila “vos salías a actuar y lo tenías como primer espectador, una responsabilidad tremenda” resalta Cielo y agrega “uno de los personaje que hago es la puta de San Julián, una de las cinco putas que echaron a los soldados que había cuando fueron a festejar, y justo a él le había pasado que cuando hizo la película le censuraron esa escena, que era el final, algo que lo emocionó mucho cuando terminó la función, sus ojos brillaban”. Cielo recuerda que “él al principio nos había dicho que no quería que la obra se llame La Patagonia Rebelde porque tenía ganas de escribirla, pero esa noche nos dijo ‘no la voy a escribir, la obra ya está escrita’”. A partir de ahí sellaron un vínculo de confianza y cercanía que les permitió compartir charlas, funciones y algunas giras con Osvaldo, a quien Cielo admira desde muy joven.

En lo que respecta a su camino como directora de teatro, sus inicios se remontan al año 2013 cuando junto a Hernán Peña, a quien considera amigo y maestro, crean la Escuela de Actores y Actrices de la Comedia de Hacer Arte. “Ya veníamos realizando seminarios, talleres, pero esto fue más formal, una propuesta pedagógica a largo plazo. Hernán sabe trabajar con la fortaleza de cada actriz y cada actor y yo lo observé mucho”. Así fue como se encendió una llama que hasta entonces había quedado relegada por la actuación y la gestión cultural diaria. La Escuela les permitió consolidar un equipo de trabajo a partir de los años, al que llamaron Bondi, colectivo teatral, es decir, la formalización de que los encuentros ya no tenía que ver sólo con el entrenamiento, sino con la posibilidad de crear colectivamente, de poner en práctica la dramaturgia del espacio, donde “se trabaja, se investiga en el espacio, se genera material y después eso es volcado a un texto, algo así como un trabajo al revés”. Su primera puesta fue Antígona Vélez de Leopoldo Marechal y surgió como el resultado de un año de investigación en torno al género tragedia. Esa fue la primera experiencia de Cielo como co directora junto a Hernán Peña. El estreno se realizó en el año 2016. Dos años después, la obra fue seleccionada para representar a Santa Fe en el Encuentro Regional de Teatro Centro Litoral que se llevó a cabo en Córdoba. El segundo trabajo del grupo estuvo vinculado a la exploración del grotesco criollo, ese género teatral que nació en nuestro país en las primeras décadas del siglo XX. Grotesca, suite criolla se estrenó en el año 2018 y participó de la Fiesta Provincial del Teatro de Santa Fe en 2022. Cielo destaca que Bondi está trabajando en su tercera obra y aunque aclara que no puede dar muchos detalles adelanta que “es un proceso de investigación en torno a las vanguardias teatrales, muy atravesado por la pandemia y que lleva como nombre Amor, mucho amor”.

En oposición con los proyectos multitudinarios que desarrolla con Bondi, Cielo Pignatta trabaja en la dirección de Territorio Coraje, obra que cumplió un año en el mes de octubre y fue seleccionada por el Instituto Nacional del Teatro para participar de la 37° edición de la Fiesta Nacional del Teatro en Catamarca y La Rioja. Esta obra, que cuenta con la dramaturgia y actuación de María Franchi, aborda la historia de Juana Azurduy desde las diferentes versiones que componen a este personaje histórico: “contamos un poco los aspectos de Juana madre, Juana en un vínculo amoroso, Juana guerrera, porque todas estas mujeres convivieron dentro de Juana Azurduy”. Además, Territorio Coraje incorpora a otra mujer a la narrativa, una periodista que busca sostener el statu quo a partir de discursos de odio en torno a los grupos independentistas. “Inicialmente este personaje aparecía como una voz en off en el texto, pero a partir del trabajo conjunto con María decidimos que aparezca como referencia a todas estas periodistas puestas para defenestrar la lucha de las mujeres y de ahí encontramos la necesidad de que, a partir del personaje, surja la comicidad de la obra, algo que se agradece para distender un poco”, y agrega que “esta conexión de un periodista que habla de las mujeres que lucharon en el Virreinato del Río de la Plata, pero con toda la modernidad de lo que es el periodismo ahora permite generar conexiones entre pasado y futuro”. Si bien la obra pone de manifiesto las luchas y tensiones que tuvo que atravesar Juana Azurduy, Cielo destaca que Territorio Coraje conversa ineludiblemente con las luchas actuales de los feminismos y comparte un ritual que llevan adelante antes del inicio de cada función “brindamos la encargada de la técnica, María Franchi (actriz y dramaturga) y yo, pero hay una cuarta copa para Juana, porque brindamos por ella, porque sentimos que ella está viva en nosotros y en las luchas que las mujeres seguimos dando en la actualidad”.

En relación con los avances de las mujeres en los últimos años y frente a la inquietud sobre qué sucede en el ámbito teatral, en especial en la dirección como rol masculinizado, Cielo plantea que no sólo hay más lugares ocupados sino, fundamentalmente, más conciencia sobre los espacios que las mujeres ocupan desde el sostén de diferentes proyectos. También destaca que “por suerte hay movimientos que nos ayudan a poder darnos más lugar, tanto en la dirección como en la dramaturgia” aunque reconoce que “a veces hay que hacer un esfuerzo más para poder ocupar esos lugares, para poder hacerse escuchar”. Tanto en relación con las luchas feministas como en otras, Cielo plantea que para ella el contenido de una obra es un factor determinante para elegir con qué proyectos involucrarse, “no porque tenga que ser algo serio, sino porque siembre algo en el espectador para poder cambiar un poco este mundo, que deje pensando algo, que deje alguna sensación de que algo puede cambiar”. En este sentido, marca la existencia de dos momentos muy diferentes en el trabajo con una obra. Por un lado, el inicial o, como define, “colectivamente en soledad” donde se trabaja puertas adentro y previo al estreno. Pero luego surge un segundo momento que es cuando la obra “sale a pista y se encuentra con el público”. Es ahí donde ella siente que el trabajo cobra un nuevo sentido y se “pone a prueba”. Aquí surgen reacciones y devoluciones del público que están vinculadas al contexto social, político o económico en que es recibida. En Territorio Coraje, por ejemplo, “hay muchas cosas intencionalmente puestas, buscadas, pero también otras que empezaron a aparecer a lo largo de este año, como por ejemplo la vinculación con los feminismos, porque ahora cumplimos un año de estreno con distintos elementos que fueron pasando en la sociedad”.

Asimismo, Cielo se caracteriza por darle sostén en el tiempo a los proyectos en los cuales participa, como ejemplo de ello podemos mencionar los 17 años que lleva desarrollando Patagonia y Olvido. Su visión respecto de cómo se enriquece una producción con el tiempo es interesante: “mientras más funciones hay, más seguridad va ganando toda la estructura del espectáculo, es como que empieza otro proceso; yo considero que hasta la fecha número 30 se produce el afianzamiento tanto de los actores o actrices, como también de la mirada externa: qué funciona, qué no funciona, qué hay que retocar”. Esta cualidad es la que, muchas veces, le impide sumar nuevos proyectos en los que trabajar, aunque destaca que “es muy difícil que entren nuevos proyectos porque los demás siguen viviendo, entonces cuando uno tiene tres o cuatro proyectos en repertorio hasta que puede entrar otra, hay que darle un lugar”. La mayor parte de ellos son, como señalamos, de carácter autogestivo, lo que conlleva no solo pensar en la dirección, sino también sumarse a otros roles como producir, comunicar y gestionar. En 2022 fue convocada por Hernán Peña para ser asistente de dirección de la obra Las Viejas, una comedia coproducida por el Teatro Municipal La Comedia y Las Viejas Cooperativa de teatro en el marco de La Comedia A Puesta, un programa de profesionalización en el campo de las artes escénicas. Las Viejas se estrenó en 2023 y allí Cielo se encontró con otras condiciones para el desarrollo de su trabajo, ya que “se pagaron todos los ensayos y la producción de manera completa” lo que le permitió trabajar seis horas diarias dedicándose pura y exclusivamente al rol asignado, algo que destaca como “un proceso que deberíamos poder vivir todos los artistas independientes, porque eso también te permite trabajar de otra manera, respetando los procesos y con muchas más herramientas para resolver”. Sin embargo, fiel a su apuesta por la autogestión, destaca que cuando faltan algunas garantías se abre un “desafío que te lleva a lugares únicos” aunque considera que es indispensable que “desde los proyectos autónomos se comiencen a dar debates en torno a la mejora de las condiciones de trabajo de quienes sostienen dichas iniciativas”. Más allá de las complejidades del trabajo colectivo, Cielo destaca que “trabajar con los tiempos que va marcando lo grupal hace que después los proyectos sean fuertes y perduren a largo plazo” y agrega “no es un camino sencillo, pero con La Comedia de Hacer Arte tenemos una frase que siempre nos acompaña y es que ‘la utopía se construye día a día’”.

A lo largo de la charla, las diferentes facetas de Cielo aparecen y se mezclan: directora, actriz, docente. Ninguna es más fuerte que otra, aunque existan períodos en los cuales una de las tres predomina: “crezco como actriz y directora cada vez que transcurre un año de taller con un grupo y más allá de que cuando cumplo un rol me entrego a eso, sí puedo decir que se nutren entre sí”.

18 • abril • 2024

Jujuy
El ciclo es una co-gestion entre la Universidad Nacional de Jujuy (UNJu) – Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, la Secretaria de Cultura de la Provincia y la representación provincial Jujuy del Instituto Nacional del Teatro.

18 • abril • 2024

Argentina
La misma está dirigida a agrupaciones y compañías residentes en Argentina, Ecuador, Brasil, Cuba, España y Colombia. La fecha de cierre de inscripciones será el 30 de abril de 2024. El festival cuenta con el apoyo del Programa Iberescena.

17 • abril • 2024

Argentina
El nuevo ciclo audiovisual conducido por el periodista Juan Crespo retoma el Cuaderno de Picadero 44 en el cual se les propuso a doce creadores escribir un perfil sobre un maestro o referente de las artes escénicas. 
MAPA-argentina_int

CABA

Buenos Aires

Entre Ríos

Santa Fe

Córdoba

San Luis

San Juan

La Rioja

Catamarca

Tucumán

Salta

Jujuy

Formosa

Chaco

Santiago del Estero

Misiones

Corrientes

La Pampa

Mendoza

Neuquén

Río Negro

Chubut

Santa Cruz

Tierra del Fuego