Ya llega la 36°
Fiesta Nacional del Teatro

19 • agosto • 2022

📌 Argentina

Irina Alonso e Ingrid Pelicori: «Esta publicación da cuenta de una época cultural distinta»

FOTO_-04

Editorial INTeatro publicó el libro "Nuestro inolvidable Ernesto Bianco", escrito por las hijas del actor, Irina Alonso e Ingrid Pelicori. La publicación ya se encuentra disponible en formato digital y tras su lanzamiento hablamos con las autoras.

Irina ha desarrollado su carrera como actriz y docente teatral desde 1993. En los últimos años también se desempeñó como dramaturga y directora teatral. Ganó el Premio Trinidad Guevara como actriz protagónica y fue destacada en distintas oportunidades por los premios Teatro del Mundo y Florencio Sánchez. Actualmente cursa la Licenciatura en Artes de la Escritura de la UNA. Por su parte, Ingrid  sostiene una ininterrumpida labor en teatro desde 1978. También se ha desempeñado en cine, radio y televisión. Participó en Teatro Abierto, integró el elenco estable del Teatro San Martín, interpretó obras de los más diversos autores, realiza traducciones y adaptaciones para la escena. Obtuvo numerosos premios, como el ACE, María Guerrero, Trinidad Guevara, Konex y Podestá.

-¿Qué les dejó la experiencia de haberse reencontrado con tantas imágenes y archivos de su padre? ¿Hubo algún acontecimiento que desconocían que les revelaron las entrevistas y charlas con antiguos amigos?
-Ingrid Pelicori: La experiencia fue muy movilizadora, allí en los archivos recuperamos no solo la palabra de papá (ya que no quedan reportajes orales), sus pensamientos y sus opiniones muy francas y desprejuiciadas, sino también episodios de la vida de nuestro padre, sus años escolares, detalles del noviazgo con mamá, y vicisitudes de su trabajo profesional. Al mismo tiempo encontramos muchas fotos, no sólo de papá sino de la familia entera. Y en rigor, en los reportajes de diarios y revistas tenemos muchas más fotos familiares (papá, mamá, Irina y yo) que en la vida cotidiana. Las charlas con sus antiguos amigos nos revelaron detalles de su personalidad (que no dejaba pagar a nadie, que fue quien impuso el beso entre los compañeros varones, que ayudaba a sus compañerxs a arreglar sus cachets) que desconocíamos. Y sobre todo nos reveló la enorme huella que dejó su breve paso por la vida. Fue muy conmovedor escuchar con qué amor y admiración lo recuerdan… 45 años después de su muerte.

-Irina Alonso: En mi caso, yo era muy chica cuando papá murió, y aunque parezca increíble sabía muy poco de su vida, tal vez porque su muerte fue muy traumática para la familia y eso generó un gran silencio en casa. Al investigar su trayectoria, a través de los recortes de diarios y revistas, y de las entrevistas a colegas, pude reconstruir en gran medida quién fue ese hombre tan importante artísticamente, pero sobre todo tan importante en mi vida. La escritura del libro tuvo y tiene para mí un efecto reparador indudable, a través de él fui descubriendo y conociendo a mi padre. La mayoría de las anécdotas que contaron los antiguos amigos me eran desconocidas (¡salvo la muy famosa de la patada que le pegó a un crítico!). Fueron muy emocionantes las charlas con colegas. Y también fue importante reconstruir casi al detalle todo su curriculum.


-¿Además de la biografía individual, podría esta publicación dar cuenta de una época del teatro y la televisión, donde los actores y las actrices, tenían un rol social distinto? ¿Cómo se ha modificado el lugar del actor/actriz en la contemporaneidad?

-I.P: Entendemos que esta publicación da cuenta de una época cultural distinta, y también por eso decidimos preguntar a nuestros entrevistados por sus propios recuerdos y conceptos, más allá de lo relativo a papá. Muchos de ellos nos referían que añoraban las mesas de los restaurantes después de las funciones de teatro, donde se juntaban distintos elencos, y se referían anécdotas de la vida teatral. Quisimos que esos relatos formaran parte del libro, como jugando a espiar esas sobremesas, en las que se refería cómo se trabajaba en ese momento y cómo eran las relaciones que se creaban. Todos hacen referencia a la camaradería que existía, al sentimiento de familiaridad, y a la fraternidad que caracterizaba los vínculos. Era una época en que recién comenzaba la televisión, lo que permitió a muchos actores un bienestar económico, y una cercanía enorme con el público. El teatro era muy masivo, las salas eran enormes con muchas funciones semanales; y el colectivo de actores era mucho más acotado, una escala más abarcable, donde era muy marcado el compañerismo y la solidaridad. Había también una épica y una mística que se fue desdibujando.

-I.A: Los colegas con los que charlamos, muy distintos entre ellos, coincidían en algunos aspectos de la profesión que caracterizaban a aquellas épocas: la gran camaradería (usaban esa palabra), la familiaridad entre los actores y las actrices (al ser pocos y prácticamente conocerse todos), las cenas después del teatro, hasta altas horas (momentos en que la economía de los actores lo permitía) y muchos dijeron algo que me impactó, algo que me vuelve y me vuelve a la memoria, dijeron “había alegría”. Pareciera que algo de eso no está más. Esto a la par de algunas gestas grupales de enorme solidaridad y convicción ética, como el abandono del teatro Cervantes por todo un grupo de actores, entre los que estaba papá (y que pertenecían todos al elenco estable) que dejaron ese empleo fijo como respuesta a ciertas “listas negras” en las que querían incluir a algunos de sus integrantes. En la actualidad no se puede hablar de un rol único del actor/actriz en la sociedad, hay actores y actrices de las más variadas procedencias, abocados a tareas muy disímiles, trabajando en ámbitos muy diferentes unxs de otros y con oportunidades muy desiguales. Actualmente quien elige la actuación como profesión se las ve en serios problemas. Un rubro con un porcentaje altísimo de desocupación. Y la mayoría de los actores trabajamos sin cobrar por hacerlo, y sin soñar jamás con pisar un escenario oficial. En la época de papá, en el Teatro San Martín llegaba a haber elencos de más de 50 actores, por ejemplo, en Cyrano de Bergerac. Cuando vimos el programa con el reparto no lo podíamos creer. Ahora se eligen obras con 5 actores y ya es mucho. Y encima hay millones y millones de actores y actrices, está estallado. No nos conocemos todos, no nos juntamos, no cenamos todxs juntos con otros elencos, no tenemos plata ni tiempo. Imagino que todavía nos une la convicción de que el teatro es una ceremonia irreemplazable que la sociedad necesita, un espacio de escucha, uno de los pocos que quedan


-¿Por qué es necesario mantener viva la memoria de los grandes intérpretes de la escena? ¿Podría ser la memoria una guía para nuestro presente?

-I.P: Muchas veces, los estudios de historia del teatro se centran en los textos, los autores, los directores. Pero es en general el actor el que genera esa comunicación, esa empatía tan característica del teatro. Y cuando el actor del teatro muere, muere también con él su obra. Pero queda eso que inspiró en los otros, tanto en los actores (como ejemplo, enseñanza, norte) como en el público en general. Y este legado es una pertenencia de una comunidad, hace a nuestras tradiciones (teatrales y humanas), a nuestras raíces y en definitiva hace a nuestra riqueza. Por supuesto, los tiempos cambian y no sé si la memoria constituye una guía para nuestro presente. Pero sí nos permite conocer de dónde venimos, saber de qué otras formas pueden ser las cosas y, en definitiva, enriquecer nuestra reflexión sobre el presente y, por qué no, el futuro.

-I.A: Pienso que en general conocer el pasado es imprescindible para no creer que el mundo empieza con uno. En mi caso particular, me gusta toda oportunidad de tener un diálogo con gente de otra época, aunque sea a través de un libro. Espero que lo mismo les ocurra a lxs lectores.

«Nuestro inolvidable Ernesto Bianco» ya está disponible para lectura on line y descarga en la web de la Editorial INTeatro.

27 • septiembre • 2022

Chaco
La conferencia de prensa tuvo lugar en la Casa de las Culturas de Resistencia donde se anunció el cronograma de obras de la programación oficial, actividades especiales, talleres, foros y el Encuentro Regional del NEA.

26 • septiembre • 2022

Argentina
Para continuar con políticas de federalización de los recursos y de democratización de los bienes culturales, el Instituto Nacional de Teatro presenta esta línea de aporte principalmente destinada a aquellas grupalidades de teatro cuya identidad de producción de obras, se basa en la itinerancia y/o circulación escénica en espacios abiertos y/ o no convencionales. La inscripción será hasta el 24 de octubre inclusive.

26 • septiembre • 2022

Buenos Aires CABA
La misma se encuentra disponible para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires, con un subsidio máximo de 600 mil pesos. La inscripción es hasta el 24 de octubre inclusive y se hará vía correo electrónico de las correspondientes representaciones provinciales del INT.
MAPA-argentina_int

CABA

Buenos Aires

Entre Ríos

Santa Fe

Córdoba

San Luis

San Juan

La Rioja

Catamarca

Tucumán

Salta

Jujuy

Formosa

Chaco

Santiago del Estero

Misiones

Corrientes

La Pampa

Mendoza

Neuquén

Río Negro

Chubut

Santa Cruz

Tierra del Fuego